<<Volver a inicio de nota

 
Sábado 09 de Febrero de 2008
 
 
>>Ediciones ANTERIORES
   
 
  EL ARTE FEMENINO
 
 

Los dos universos -por un lado la intuición y lo emotivo y, por el otro, lo racional- deben unirse para el logro de una obra de arte: "Creo que en el arte todo está integrado y los maestros logran complementar esos dos polos".

Liliana Parodi pone de manifiesto, sobre la unificación del raciocinio y lo intuitivo, que "hay que ver que todavía no se le dio el espacio que corresponde al arte femenino".

Mirando desde una perspectiva histórica, "no conocemos a fondo el arte femenino, sobre todo en la plástica; aunque en estos tiempos se empieza a ver, sobre todo, lo referente a la mujer de las grandes ciudades".

La visión femenina "es una energía muy creativa, basada en la intuición, una energía salvaje, que no está domesticada, como lo referencia Clarissa Pinkola Estés en 'Mujeres que corren con los lobos'. Es una energía que se ha intentado capturar y condicionar, pero que vuelve a aparecer y que no puede ser racionalizada", comenta la artista.

Esta energía "tiene que ver con la maternidad y con la creación, y no es posible desarrollarla desde el condicionamiento de la censura y el sometimiento masculino que desde hace milenios llega hasta hoy. Las mujeres que estamos dentro del arte tenemos esta gran posibilidad de sanación, y esta energía hay que desarrollarla, desplegarla y expresarla, aunque debamos hacer todo tipo de renunciamientos; toda esa percepción desplegada nos vuelve vulnerables y reprimirla puede llevar a la locura.

"Hemos decidido por el camino del arte y nos la jugamos porque es vital. Todos necesitamos trascender este mundo de las formas; lo respetamos porque estamos dentro de él, pero tiene tantas situaciones contradictorias, que conectar con el lugar creativo nos permite integrarnos a otra percepción de la realidad y de los vínculos".

   
   
 
 
Certifica.com